Ucronía. ¿Qué hubiera pasado si los nazis hubieran ganado la II Guerra Mundial?

Si las dos semanas anteriores las dedicamos a hablar sobre distopía y series distópicas, hoy nos ocuparemos de otro término que no todo el mundo tiene muy claro qué significa. Ucronía que, aunque lo parezca, no es un país de la antigua Unión Soviética. Se trata de narraciones basadas en versiones alternativas de hechos históricos reales, lo que también se conoce como historia contrafactual.

Se podría decir que la ucronía mezcla dos géneros literarios, la novela histórica con la ciencia ficción. Los autores de ficción literaria se han visto tentados muy a menudo por la posibilidad de cambiar la Historia. Al igual que muchos historiadores que han jugado con la ucronía para demostrar las tesis de la causalidad (que no casualidad).

Según la RAE, una ucronía es una “reconstrucción de la Historia sobre datos hipotéticos”. Si utopía significa “en ningún lugar” y distopía“mal lugar”, ucronía, etimológicamente, significa “en ningún tiempo”. La ucronía, de hecho, es un subgénero de la distopía.

Compártelo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
the-man-in-the-high-castle

Ucronía. ¿Qué hubiera pasado si los nazis hubieran ganado la II Guerra Mundial?

¿Qué hubiese pasado si…?


Una ucronía nos plantea como sería el mundo si determinado evento histórico hubiese acabado de manera diferente a como sucedió en realidad. Esto requiere un buen trabajo de documentación previo para ser totalmente creíble. El mundo alternativo debe debe estar creado en base a criterios lógicos y verosímiles. Si no va a ser plausible, mejor que ni lo empecemos.


Se puede resumir en una simple pregunta “¿Qué hubiese pasado si…?” A partir de esta premisa, se crea el nuevo mundo ucrónico.


Cuántas veces nos hemos preguntado algo parecido a… ¿Qué hubiese pasado si tal día no hubiese hecho tal o cual cosa? Si lo desarrollamos un poquito ya tenemos una ucronía. Un ejemplo paradigmático en el cine, sería la elección de la pastilla azul o roja por parte de Neo en la genial Matrix. Y ya que aquí hablamos de series, les aplicaremos el término y dedicaremos este post a algunas de las series ucrónicas más destacables.


La ucronía es un subgénero que aún no se ha explotado en exceso en el universo seriéfilo. Quizá por lo que hemos dicho antes que necesita de un gran trabajo previo de creación del mundo alternativo, tanto a nivel literario, como de dirección artística en la creación de decorados, vestuarios, etc que lo hagan creíble a ojos del espectador más avezado y exigente. Dicho esto, creo que lo mejor es que os hable de algunos de los ejemplos más representativos de series ucrónicas. Manos a la obra




THE MAN IN THE HIGH CASTLE


man-in-the-high-castle-poster


Cartel de la serie. Fuente: tdhicks.com


Un muy buen ejemplo de ucronía literaria sería la fantástica novela del prolífico Philip K. Dick: The Man in the High Castle (El Hombre en el Castillo), que fue llevada a las pantallas del universo seriéfilo por Amazon. No quiero dejar de decir que, tan prolífica como la obra de Philip K. Dick, hay pocas. Y que se hayan llevado al cine o a las series, muchas menos. Al brillante cerebro de Dick le debemos argumentos tan geniales y películas tan míticas como Blade Runner, Desafío Total, Minority Report, Destino Oculto, El Inflitrado y un largo etcétera.


Tanto la novela, escrita en 1962, como la serie que, curiosamente, sitúa la acción en ese año, exploran la situación (que, seguramente, todos nos hemos planteado alguna vez) de cómo hubiese sido nuestro mundo si la Alemania nazi y sus aliados japoneses hubiesen salido victoriosos en la Segunda Guerra Mundial.


La premisa


El punto de partida de The Man in the High Castle nos sitúa quince años después del desenlace final de la guerra con más muertos de todos los tiempos. Nazis y japoneses han vencido a los ingleses y sus aliados y Estados Unidos no ha llegado a intervenir en la contienda. Como resultado, el territorio estadounidense ha sido dividido en tres zonas bien diferenciadas: El Gran Reich Americano, ocupa toda la Costa Este y Japón toda la franja del Pacífico. El centro del país tiene una zona que es territorio de nadie. Zona neutral. Es el área de las Montañas Rocosas y el Colorado y allí aún se conservan algunas reminiscencias y costumbres típicas norteamericanas. Como saltarse la prohibición de escuchar música de raíces negras como el blues, o escuchar un poco de buen country.


La salud de un Hitler canoso y envejecido empeora a pasos agigantados y sus mandos más relevantes mantienen una lucha fratricida por sucederle.


Magnífica ambientación


the-man-in-the-high-castle-what-you-need-to-know-for-season_qdg4


Recreación de Nueva York. Fuente: in.ign.com


Alemanes y japoneses son socios de conveniencia, pero es muy evidente que no se fían y se vigilan entre ellos. Lo cual que genera una interesante subtrama de espionaje entre potencias, haciendo una ingeniosa analogía con la Guerra Fría entre americanos y soviéticos. Aunque existen grupúsculos activos de resistencia que luchan estoicamente por derrocar el orden establecido, la gran mayoría de la población ha bajado sumisamente la cabeza acatándolo con resignación como propio.


Volkshalle_germania


Recreación de Berlín. wikia.com


La historia es muy buena y la puesta en escena magnífica, espectacular, mayestática… me quedaría sin adjetivos. Realmente, Amazon no ha escatimado en gastos. Las recreaciones de las ciudades americanas, Nueva York con elementos nazis y San Francisco con elementos japoneses es francamente verosímil, muy realista. Al igual que Berlín, la capital del Gran Reich Nazi recreada con edificios que el propio Albert Speer, el arquitecto oficial del Reich, había planificado por orden expresa de Hitler.


DSC03890.ARW


John Smith ante un cuadro de un envejecido Adolf Hitler. Fuente: ew.com


La serie cuenta con un personaje, a mi gusto, memorable. El Obergruppenführer John Smith (brillantemente interpretado por Rufus Sewell), máxima autoridad del Reich en Nueva York. Este personaje dota a la trama de los momentos más intensos y, a veces, explora la humanidad que pueda tener un ser que, a priori, exuda inhumanidad en todos sus actos.


El showrunner de la serie es un viejo conocido: Frank Spotnitz, creador de entre otras muchas cosas de la inolvidable Expediente X que, por desgracia para todos, solo produjo y supervisó la primera temporada. Seguramente, ahí estuvo el error. Querer alargar la trama con una segunda temporada que desmerece mucho a la primera, que había dejado muy buen sabor de boca. Y a la espera de una tercera temporada que se estrenará el próximo año y que, un servidor, espera que sea la última. También cuenta con la participación en la producción del gran Ridley Scott.


Sinopsis


Joe Blake (Luke Kleintank) es un luchador de la resistencia que parte de la Nueva York tomada por los nazis con un misterioso cargamento que debe entregar en la Zona Neutral de Colorado. Por su parte, en la San Francisco japonesa, Julianna Crane (Alexa Davalos) que vive con su pareja Frank Frink (Rupert Evans), recibe de manos de su hermana que, poco después es asesinada, un rollo de cinta cinematográfica con unas extrañas filmaciones que muestran una realidad alternativa en la que los aliados ganan la guerra (como pasó en realidad). Esa película es obra de “el hombre en el castillo”, un enigmático personaje que nadie parece saber quién es ni que objetivos busca.


Temporadas: 2 Capítulos por temporada: 10 ¿Dónde verla?: Amazon Prime Video




11/22/63 (22/11/63)


medium-cover-2


Cartel 22/11/63 Fuente: netcine.us


No me he vuelto loco. Ni estoy planteando un problema matemático. Es el título de otra serie ucrónica. Tanto una numeración como la otra son una fecha histórica. Entre paréntesis, el título en castellano (como es bien sabido, aquí alteramos el orden de las fechas, primero el día y luego el mes. En los países anglosajones empiezan por los meses). Volvemos a hablar de una serie basada en una novela, en este caso del inagotable talento de uno de los escritores más prolíficos y reconocidos de los últimos cuarenta años, ni más ni menos que Stephen King. Y el que todavía no lo sepa, a lo mejor se pregunta… ¿Porqué esa fecha? ¿Es una fecha real? ¿Qué pasó esa fecha?. Las respuestas a estos interrogantes serían que sí, es una fecha real y en esa fecha, ni más ni menos, sucedió uno de los acontecimientos históricos más importantes e influyentes del Siglo XX. El asesinato en Dallas del presidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy.


Al igual que The Man in the High Castle, la serie nos transporta a la Norteamérica de principio de la década de los sesenta (del siglo pasado). Más concretamente al 21 de Octubre de 1960 y de ahí, hasta la fatídica fecha.


La premisa


Pero, antes de ese momento culminante en la serie (y de la Historia), el principio de la serie (y la novela) nos sitúan en Texas en el año 2011. Jake Epping, magníficamente interpretado por un James Franco, al que se le dan muy bien los papeles de lunático, es un profesor un tanto amargado de un instituto de secundaria. Un día, al salir del instituto, Epping, va a tomar algo a la cafetería de un viejo amigo, Al Templeton (interpretado magistralmente por uno de aquellos actores tocados por la varita de la genialidad, el gran Chris Cooper). Jake Epping queda sorprendido por la decrepitud y el mal aspecto de su amigo. Éste, le explica que está muy enfermo, que probablemente le quede poco tiempo de vida y que tiene que confesarle un secreto y encomendarle una estrafalaria misión.


22-11-63-critique-pilot


James Franco y Chris Cooper en 22/11/63. Fuente: madmoizelle.com


El sotano de la cafetería esconde una “fantástica” puerta en el tiempo que lleva a quien la cruce al 21 de Octubre de 1960. Puede pasar allí el tiempo que considere oportuno, teniendo que llevar mucho cuidado con lo que haga en esa época ya que, como hemos visto en otras obras de ficción de corte similar, condicionará el futuro, o sea, el presente del personaje. Me viene a la mente Regreso al Futuro, no sé muy bien porqué.


La misión que Al Templeton le propone llevar a cabo a Jake Epping no es otra que viajar al pasado para evitar el atentado mortal contra el presidente Kennedy.


Las reglas


Pero, como en toda misión y en toda ficción, hay unas reglas que cumplir, unos límites que hay que definir para que la fantasía que hemos creado no peque de fantasiosa. Y sea creíble, que ya hemos dicho que es la base del éxito de cualquier ucronía. En 11/22/63 estas normas son muy claras y están bien delimitadas.



Fotograma 11/22/63 Fuente: bolsamania.com


Puedes viajar en el tiempo cuantas veces quieras, pero siempre llegarás al mismo punto de partida: el 21 de Octubre de 1960. Puedes pasar allí el tiempo que desees. Eso sí, cuando regreses, en el presente sólo habrán pasado dos minutos. Como estipula el conocido Efecto Mariposa, todo lo que cambies en el pasado repercutirá en el presente. Cada vez que vuelvas, todo se reinicia, vuelven a pasar invariablemente las mismas cosas una y otra vez. Si intentas cambiar el Tiempo, éste, se revelará contra ti.


11/22/63 tiene una estética muy brillante, la ambientación es hiperrealista con una banda sonora soberbia y una dirección muy meticulosa.


Abrams y King


11-22-63


Stephen King y J.J. Abrams. Fuente: projectcasting.com


Uno de los capítulos de la serie está dirigido por el propio James Franco que, al parecer, lo puso como condición sine qua non para aceptar el proyecto. ¿Y quién es el culpable principal de esta adaptación? Pues, nuevamente, el inagotable J.J. Abrams, del que ya hablamos en el anterior post de ABISMOfm sobre las distopías, como productor de la serie Westworld. Si no lo has leído aún, pincha aquí. En la producción de la serie, Abrams contó con un aliado muy especial, el principal culpable de todo, el maestro del terror/misterio (redoble de tambor) Stephen King.


Conclusiones


Lo mejor de todo, es que optaran por el formato de miniserie (una única temporada), al contrario que The Man in the High Castle que, seguramente, hubiese ganado mucho adoptando también este formato. No hay que alargar innecesariamente las series. Hay que hallar el número de capítulos necesario para explicar bien la historia y no aburrir. En líneas generales 11/22/63 me gustó mucho. Me lo pasé muy bien viéndola. Aunque su primer capítulo es un tanto largo (80 minutos) y peca de sobre explicativo y, un par de capítulos intermedios sufren un pequeño bajón, de ritmo e intensidad, el último capítulo lo solventa todo con un final muy digno y acertado.


En su conjunto es una muy buena serie y una sobresaliente historia, no sólo de viajes en el tiempo… es también la historia de un tipo infeliz que encuentra su lugar, la felicidad y el amor en otra época. Muy recomendable.


Temporadas: 1 Capítulos por temporada: 8 ¿Dónde verla?: HULU




EL MINISTERIO DEL TIEMPO


Aún no la he visto, ahora que ha acabado la tercera temporada sería un buen momento para verla entera. Pero… son tantas las que tengo pendientes y tan poco el tiempo disponible, además, eso supondría dejar de ver otras. ¡Demasiado trabajo!


el-cartel-oficial-de-el-ministerio-del-tiempo-tercera-temporada59035170808f2


Cartel de El Ministerio del Tiempo. Fuente: bluper.elespanol.com


Ya que hablamos de ucronías, me parecía injusto acabar el artículo sin nombrar ninguna de las muy buenas que se han escrito y rodado en el estado español. La que mejor ejemplifica las series ucrónicas por estos lares es, sin duda, El Ministerio del Tiempo. La exitosa serie, cuenta con una dilatada legión de seguidores que TVE se ha encargado de maltratar hasta el último momento, con constantes cambios en su día y horario de emisión. Si tratan así a su producto estrella, como lo harán con el resto…


o-PROTAS-MINISTERIO-570


Personajes de El Ministerio del Tiempo. Fuente: huffingtonpost.es


La serie acaba de terminar su tercera temporada. A día de hoy, no se sabe si tendrá continuación (queda la esperanza que Netflix acabe de apostar por ella). Nos cuenta la historia del Ministerio del Tiempo, una secreta institución conocida sólo por monarcas. Y también un exclusivo número de personas influyentes, en su mayoría burgueses y gente de rancio abolengo. Su objetivo: viajar al pasado con la intención de impedir que algún intruso de tiempos pretéritos pueda llegar al presente y cambiar la historia. Para ello, cuentan con los servicios de Julián Martínez, un enfermero que, afligido por la muerte de su mujer en un accidente de tráfico, decide entrar en el Ministerio con la intención de encontrar un sentido a su vida, o acabar con ella. A ver si encuentro el momento para verla. Son demasiadas las buenas críticas que me han llegado de ella como para pasarla por alto.


Temporadas: 3 Capítulos por temporada: T1: 8 T2: 13 T3: 13 ¿Dónde verla?: TVE a la carta




Despedida


Bien, querido lector. Espero que hayas disfrutado con este post y te haya gustado su contenido. Como hago en todos los artículos, me despediré pidiéndote un favor… Que le des a compartir en cualquiera de los botones de mis redes sociales que encontrarás un poco más abajo. A ti sólo te supondrá un par de segundos. Para mí, significa mucho ya que es la única manera de poder llegar a más gente.


Te animo también a que hagas un comentario sobre que te ha parecido los artículos que aquí has leído. Y a suscribirte al blog y recibir así todas las novedades directamente en tu mail. Que tengas muy buena semana.


Xavi Villanueva


The Rubik’s Cube is not just a forgotten toy from the 80’s. The fact is that it’s even more popular than ever before.