TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS de Martin McDonagh

Nueva crítica del Joan Millaret Valls. En esta ocasión nos habla de Tres anuncios en las afueras, la gran triunfadora de los Premios Globo de Oro de 2017, donde ganó en las categorías de mejor película dramática, mejor actriz de drama (la gran Frances McDormand), mejor actor de reparto (Sam Rockwell) y mejor guión, así como también recibió nominaciones para mejor director y mejor banda sonora.

Compártelo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
tres anunciones en las afueras

TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS de Martin McDonagh

Vindicación destructora
El cineasta británico Martin McDonagh, responsable de sorprendentes y atípicos filmes como Escondidos en Brujas (2008) y Siete psicópatas (2012), hurga ahora en Tres anuncios en las afueras en el subsuelo de una trama policíaca ambientada en una pequeña localidad del estado de Missouri para hacer emerger la peor cara de la noble lucha que pone en marcha su protagonista principal, Mildred Hayes (Frances McDormand) ganadora del Oscar por Fargo.

Mildred invierte todos sus ahorros en colgar tres carteles, con textos diferentes, en tres vallas publicitarias en la carretera de acceso del pueblo, para denunciar la incompetencia y inoperancia del sheriff local, William Willoughby (Woody Harrelson). Éste aún no ha hecho ninguna detención ni ha resuelto el caso de la violación y asesinato de la hija de Mildred. Cuyo cadáver fue quemado.

Esta es una historia de dolor y de súplica, de justicia para reclamar el encarcelamiento del culpable del espeluznante crimen. Se presenta bajo el paraguas del thriller, se transforma en un policíaco progresivamente demencial, empañado por una revancha vindicativa a cargo de Mildred. La presencia de un humor negro, tan incisivo como corrosivo, hace que rápidamente se desborden también los contornos del género, ahora bajo un barniz de comedia trágica presidida tanto por el patetismo de sus personajes como por lo absurdo de sus comportamientos insensatos y rencorosos .

La venganza cegadora de Mildred es fruto de un resentimiento hiriente, una aplicación de la máxima del ojo por ojo para satisfacer los impulsos primarios, los bajos instintos. Y toda la simpatía del público, solidario con la cruzada de una genuina madre coraje, acaba problematizando y diluyendo, ya que el personaje, al llevar su misión punitiva al extremo, es cada vez más un personaje obsesionado hasta el umbral de la psicopatía.

Multipremiada
McDonagh, poseedor de una mirada descreída, destroza las cartas de la identificación o el rechazo del público hacia los personajes. Ya que los hace irreconocibles a medida que la trama avanza, se retuerce, y se envenena. Los personajes planos, estereotipados, presentados de un bello inicio, ahora resultan más poliédricos y nada diáfanos. Es otra manera de subvertir los códigos, deshaciendo prejuicios y rompiendo esquemas.

El filme de McDonagh deja un trabajo actoral prodigioso encabezado por una extraordinaria Frances McDormand. Una actriz de gestualidad tensionada y nervios rotos ganadora del Globo de Oro a la mejor actriz.

McDormand está secundada, entre otros, por Sam Rockwell. Interpreta una especie de desgraciado psicópata policial, una mente tan trastornada como digno de lástima. Este papel le ha valido el Globo de Oro a mejor actor secundario. También ofrece una excelente trabajo de escritura del mismo cineasta McDonagh. Con un guión milimétrico y preciso, el engranaje de un perfecto detonador explosivo. Que ha sido merecedor del Globo de Oro al mejor guión.

Tres anuncios en las afueras film reconocido como mejor película de drama en los recientes Globos de Oro y firme candidata con aspiración de premio a la próxima ceremonia de los Oscar, es una sátira endemoniada, una farsa desencantada, que funciona a todo trapo, sin un momento de respiro. Entre risas y a golpes de chasquidos, el film nos habla de una América profunda descompuesta y sin remedio. Una America que no deja margen para la piedad ni la esperanza.

Joan Millaret Valls